¿secuelas toxina botulínicaQué secuelas ha dejado el boom del botox y los rellenos?

La toxina botulínica está acreditada en España con fines reconstructivos (múltiples aplicaciones como el tratamiento de las secuelas de lesiones de los nervios o la hiperhidrosis, por ejemplo) y estéticos.

Respecto a estas aplicaciones cosméticas, y centrándonos en el tratamiento de las arrugas del territorio cérvico facial, solo está autorizado su empleo en el territorio periocular, a nivel de corrugadores y piramidal en el entrecejo, o las arrugas conocidas como patas de gallo.

No todas las marcas de toxina botulínica disponibles en el mercado cuentan con esta aprobación.

El no estar aceptado para otras aplicaciones y en otras localizaciones tiene su fundamento. Por ejemplo, no son pocas las pacientes que han terminado en un susto serio por insficiencia respiratoria, tras infiltración de toxina en las bandas platismales del cuello, y migración de la toxina a musculatura laríngea. O la atrofia de los músculos intrínscos de la mano por la mala aplicación en caso de hipersudoración, que de ocurrir en forma repetida, ocasiona secuelas serias en la funcionalidad de la mano. O problemas más leves como la parálisis temporal del músculo frontal que producen caída de la ceja o dificultades en la movilidad del párpado superior, con resolución en pocos meses.

Respecto a los rellenos, seguimos observando muchos problemas por productos permanentes infiltrados de forma irresponsable, que ocasionan infecciones crónicas y granulomas. La infiltración de productos como el ácido hialurónico no está exenta de riesgos, por falta de tolerancia al producto fácilmente solucionable con corticoides o antagonistas, o su infiltrado de forma accidental dentro de un vaso sanguíneo, que puede ocasionar graves secuelas como la ceguera por obstrucción de vasos sanguíneos a nivel del ojo. Ya está totalmente desautorizado el empleo de ácido hialurónico en las mamas, por problemas cicatriciales que pueden entorpecer el diagnòstico precoz del cáncer de mama.

Fdo: Dr César Casado.

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin